17. Cataclismos Geológicos

La relativa paz geológica reinante durante 140 millones de años se termina a finales del Devónico, con la llamada Orogénesis Herciniana. Un intenso movimiento tectónico que, durante el periodo Carbonífero que vino a continuación, deformó aquellos espesos acúmulos sedimentarios. Por entonces los continentes se fueron desplazando y colisionando hasta unirse en un macrocontinente llamado Pangea. Las presiones tectónicas elevaron por entonces cordilleras, como la Cordillera Varisca que desde los Urales cruzaba Europa hasta llegar a los Apalaches norteamericanos (recordemos que América del Norte estaba unida a Europa, pues aún no se había abierto el océano Atlántico). En la futura Asturias, los materiales situados al occidente de la región sufrieron graduales presiones desde el oeste, que los elevaron y deformaron creando una cordillera y una serie de cabalgamientos y fallas, formando el “Arco Astúrico”, que nos permite deducir la intensa actividad tectónica compresiva de la época.

La Serie de los Cabos no fue ajena a las convulsiones. La cuenca sedimentaria se cerró definitivamente y sus primitivos estratos rocosos litificados se vieron sometidos a una elevación general, acompañada de cabalgamientos, pliegues, fallas y otras fracturas. En muchas zonas los estratos que antes eran horizontales pasaron a disposiciones casi verticales, emergiendo de la superficie marina en amplios sectores. En los acantilados de Arnao aparecen filones de rocas (microgranitos y felsitas) que se intruyen en la Serie de los Cabos, cuyo origen parece ser magmático. Durante los 250 millones de años del Pérmico y el Mesozoico que vinieron después, esas rocas y terrenos emergidos sufrieron una prolongada erosión, generándose una nueva cuenca sedimentaria. Hace entre 20 y 50 millones de años, entre el Eoceno Superior y el Mioceno Inferior (Terciario), se reactivó una nueva época de gran actividad tectónica, la orogénesis Alpina, formadora de las grandes cadenas montañosas del planeta. En el occidente de Asturias y Galicia se produjo entonces un levantamiento global del relieve, pero esta vez sin apenas nuevos aportes. Todo ello explica la monotonía litológica de la zona, así como el relieve gastado y redondeado en comparación con el de las cordilleras rejuvenecidas por la orogénesis Alpina.

Con el apoyo de la Fundación Biodiversidad del Ministerio para la Transición Ecológica

fb.png