19. Una Gran Fractura

Las elevaciones y presiones tectónicas ocurridas desde el Carbonífero y en épocas posteriores dieron lugar a una gran fractura o falla. Tal vez esto no ocurrió de forma muy violenta, sino que las distensiones creadas al elevarse todo el conjunto propiciaron la aparición de fracturas sobre las zonas de rocas más blandas. 

Dichas fracturas crearon profundas grietas cuyas paredes tendrían rocas fracturadas, disgregadas o medio sueltas. Estas fallas rápidamente actuaron como colector de las aguas pluviales o incluso de ríos o arroyos cercanos que, desaguando en ellas, aprovecharon las profundas zanjas como nuevos cauces fluviales. Dado que las paredes de esas fallas tenían rocas resquebrajadas, su erosión se vio facilitada por las aguas corrientes, ampliándose poco a poco el incipiente valle. Así comenzó a generarse el cauce de la futura ría de Ribadeo.

Con el apoyo de la Fundación Biodiversidad del Ministerio para la Transición Ecológica

fb.png