3. Punta del Caimán

Se compone de dos zonas de baño, la primera junto al Paseo Marítimo acaba de recibir una actuación importante, la regeneración de sus fondos marinos y la apertura a mar abierto, ya que las mareas habían casi taponado la única vía de escape de las corrientes. Ahora con sus aguas limpias y claras acogen a un visitante solitario y amante de la naturaleza.

Esta playa cuenta con un puesto de socorrismo, vigilancia, mini-campo deportivo, duchas, personal de Protección Civil y Monitores Deportivos para la práctica de éstos. La segunda de las zonas, a la que se accede por un puente de madera flotante y provisional, el cual será sustituido en breve por uno fijo para resistir el flujo de las mareas y recubierto de madera para evitar el impacto medioambiental. Lleva el nombre de “Isla de la Gaviota” debido al anidamiento de esta especie en la época invernal. Es una franja de arena que supera el kilómetro de extensión con vegetación autóctona y que hacen de esta zona una de las más discretas y solitarias para la práctica del nudismo, práctica que se ve aumentada con el paso de los años.

Con el apoyo del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, a través de la Fundación Biodiversidad​

fb.png