5. Flora en el Sendero

La composición florística observada en el Sendero sería la siguiente: Quercus robur, Pteridium aquilinum, Ruscus aculeatus, Rubus sp, Frangula alnus, Pyrus cordata, Hedera helix, Laurus nobilis, Fraxinus angustifolia, Sambucus nigra, Hacer pseudoplatanus, Lonicera periclymenum, Daboecia cantabrica, Erica arborea, Viola sp. y Luzulla sylvatica subsp. henriquesii.

En menor proporción se encuentran varios fanerófitos también autóctonos como Castanea sativa, Corylus avellana, Betula celtibérica en bosquetes a lo largo del recorrido y Alnus glutinosa en pies aislados.

En estos bosques, tal y como indican las fuentes bibliográficas, tienen una presencia importante también diversos helechos como Blechnum spicant, Osmunda regalis, Davallia canariensis y Asplenium trichomanes. 

El bosque ha sido modificado en algunos tramos, resultado de ello es la aparición de especies exóticas invasoras a erradicar como la Acacia melanoxylon, Eucaliptus globulus, Acacia dealbata y Robinia pseudoacacia.

Con el apoyo de la Fundación Biodiversidad del Ministerio para la Transición Ecológica

fb.png