6. De la Erosión a la Sedimentación

El alejamiento de la desembocadura acaecido por el descenso del nivel del mar trajo consigo que los antiguos estuarios, ricos en fangos y sedimentos depositados por el río en su primitiva desembocadura, quedaran progresivamente alejados y aislados del mar, sin recibir ya influencia de las mareas y sin que el río se remansase en los mismos. Debido a ello, esos antiguos sedimentos estuarinos volvían a ser excavados y erosionados por el río. Desaparecía la vegetación marismeña y se sustituía por vegas fluviales y vegetación ribereña similar a la presente aguas arriba. Pero cuando en los periodos interglaciares el nivel marino subía de nuevo, las mareas volvían a inundar el valle hasta alcanzar esas vegas que habían sido marismas, y el antiguo estuario volvía a funcionar como tal, con la inundación y remanso de las aguas fluviales y su mezcla con las aguas marinas. Cesaba la erosión fluvial y se reactivaban los procesos sedimentarios, que rellenaban los valles excavados anteriormente. La vegetación de las vegas desaparecía a medida que las condiciones de inundación y salobridad sólo permitían ocupar esos fértiles medios a las especializadas plantas de marisma.

La última oscilación importante del nivel del mar comenzó hace unos 60.000 años cuando la glaciación de Würm volvió a alejar la línea de costa. Hace unos 18.000 años el río Eo excavó su valle profundamente, unos 64 metros por debajo de su lecho actual. Al término de la glaciación, hace unos 10.000 años (Holoceno), el mar volvió a recuperar sus dominios. Cubierto de nuevo por el mar, el lecho fluvial volvió a rellenarse de arenas y sedimentos. En los siguientes milenios el nivel del mar fue descendiendo hasta llegar al nivel actual. Según parece, en el presente siglo volverá a ascender unos decímetros. Posiblemente sea un ciclo más de sus variaciones de nivel, acelerado esta vez por el preocupante fenómeno del calentamiento global debido a la acumulación de gases que facilitan el “efecto invernadero”. Cuando debido a los cambios en el nivel del mar el tramo inferior de un valle fluvial es invadido por el mar tenemos una ría. Si el origen del valle inundado por el mar no es glaciar hablamos de fiordo. En las rías cantábricas las bajamares dejan al descubierto los sedimentos del lecho marino, e incluso se aprecia entre ellos el recorrido del cauce fluvial. Dichas zonas de desembocadura de los ríos sometidas a la invasión de las pleamares son conocidas como estuarios.

Con el apoyo de la Fundación Biodiversidad del Ministerio para la Transición Ecológica

fb.png