6. Flora

Pino piñonero. Pinus pinea

Es un árbol de la familia de las Pináceas, natural de la región mediterránea, con características semillas denominadas comúnmente piñones. Resiste muy bien las altas temperaturas y posee adaptaciones para sobrevivir al fuego.

El crecimiento de sus ramas le confiere una forma redondeada y achatada en su copa. Se desarrolla preferentemente sobre suelos arenosos, por ese motivo aparece vinculado a los sistemas dunares litorales.

Se distribuye preferentemente por el centro y el sur de la Península, desarrollándose desde el nivel del mar hasta los 1.200 m. de altitud. Su madera es ligera y flexible, por lo que históricamente ha sido empleada en la construcción de barcos. También se ha empleado para elaborar carbón vegetal, pasta de papel y resinas.

Retama blanca. Retama monosperma

Leguminosa de flores blancas con delgados tallos verdes y hojas de pequeño tamaño. Es característica de los sistemas dunares del suroeste ibérico.

Juncos. Juncus acutus

Es una planta perenne que forma matas cuyos tallos pueden alcanzar los 2 m. de altura. Posee una inflorescencia compuesta por pequeñas flores de color marrón. El fruto es una capsula de forma ovalada. Florece entre abril y junio.

Azucena de Mar. Pancratium maritimum

Planta perenne con bulbo y flores blancas de gran tamaño. Es indicadora del buen estado de conservación del ecosistema dunar.

Aulaga. Ulex parviflorus

Arbusto espinoso de la familia de las fabáceas. Forma matorrales en terrenos arenosos del Mediterráneo occidental. Puede llegar a los 2 metros de altura, con hojas reemplazadas completamente por espinas. Sus flores aparecen en invierno, son de color amarillo brillante y su fruto es una pequeña legumbre cubierta de vellosidades.

Habita suelos calcáreos y se emplea para recuperar suelos degradados, dado que gracias a sus bacterias simbiontes son capaces de fijar nitrógeno de la atmósfera.

Eucalipto rojo. Eucalyptus camaldulensis

Es un árbol originario de Australia, pero que ha sido empleado en muchas zonas del mundo. Crece cerca de los cursos fluviales, y su madera es muy apreciada.

Barrón. Ammophila arenaria

Es una gramínea perenne con un sistema radicular muy desarrollado que le permite crecer sobre terrenos arenosos. Esta planta es muy importante para el sistema dunar porque fija el suelo de la duna y facilita el crecimiento de otras especies vegetales.

Posee tallos rectos y delgados. Sus hojas son alargadas y de color verde-grisáceo. Las flores, poco vistosas, se agrupan en espigas que florecen entre los meses de junio y julio.

Se distribuye por las dunas litorales de Europa, África septentrional y Oriente Medio.

Cardo marino. Eryngium maritimum

Planta perenne muy rígida, de color gris violáceo, incluso las flores. Sus fuertes raíces permiten la fijación de la arena. Aparece de forma abundante en zonas con pisoteo.

Lechetrezna de las dunas. Euphorbia paralias

Especie perenne de flores conspicuas amarillas. Con potentes raíces que fijan la arena en profundidad y resiste el enterramiento. Floración poco apreciable de marzo a octubre.

Enebro costero. Juniperus oxycedrus macrocarpa

El enebro costero es un arbusto de la familia de las cupresáceas. Puede llegar a los 3 m. de altura, presentando hojas verticiladas aciculares y duras con dos características franjas blancas en el haz. Los conos masculinos se disponen en las ramas periféricas, favoreciendo la polinización por parte del viento, que arrastra las esporas masculinas hasta los conos femeninos, donde se produce la fecundación. La floración tiene lugar en otoño e invierno, y fructifica durante la primavera.

Crece sobre dunas y arenales marítimos. Su área geográfica se extiende a la región mediterránea y oeste de Asia y en el norte de África.

Con el apoyo del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, a través de la Fundación Biodiversidad​

fb.png